viernes, 17 de octubre de 2014

ALÍ PRIMERO

ALÍ PRIMERO.  DESPUÉS LOS DEMAS.

Alí Primera es posiblemente el falconiano mas famoso del siglo pasado. Su legado musical está arraigado en la cultura musical venezolana.

Si bien su figura había sido utilizada con fines políticos desde hace décadas, esta apropiación ha crecido exponencialmente con el chavismo. Actualmente, calles, escuelas, terminales, plazas, autopistas, estaciones de bombeo... todo lleva el nombre de Alí Primera.

Aprovechando esta situación, algunos de sus familiares y amigos han forjado una "carrera" interpretando sus canciones e imitando su estilo en eventos políticos locales y en medios oficiales. Incluso llegan al extremo de imitar sus rasgos físicos. Pero con seguridad la caricaturización mas literal que ha sufrido Alí Primera es a través de los murales.

Inspirándose en la icónica imagen del Che Guevara, la maquinaria propagandística oficial ha generado siluetas de Alí Primera que han sido reproducidas hasta el cansancio en grafittis, franelas, tags y stencils. Han gastado mucho dinero y traído "colectivos artísticos" y muralistas desde Caracas para crear forzosamente una cultura de "street art" que poco tiene que ver con la idiosincracia y la realidad económica de estos pueblos.

En ningún sector este fenómeno es más palpable que en el sector donde vivió Alí, y que actualmente lleva su nombre por supuesto. El Sector Alí Primera de Punto Fijo (antiguo barrio La Vela) es un sector de clase baja constituido en su mayoría por empleados de la refinería Amuay, de la cual se encuentra peligrosamente cerca.

El barrio, como la mayoría en nuestro país, no cuenta con servicios básicos como alumbrado, aceras, desagües y drenajes. El suministro de agua, electricidad y aseo urbano son, en el mejor de los casos, intermitentes. Sin embargo, muchas paredes del sector cuentan con atractivos y coloridos murales en los cuales Alí es el protagonista habitual y sirve como vehículo para narrar los "logros" de la revolución, rendir culto a la imagen cuasi-religiosa de Hugo Chávez y el resto del imaginario chavista.

El extremo norte del barrio, colinda directamente con la refinería, habiendo incluso casas adosadas al muro de seguridad. Esta parte sufrió muchos daños en la explosión ocurrida en Agosto de 2012 e incluso hubo muchas muertes. La propia casa de Alí Primera tuvo daños estructurales, oportunidad aprovechada por las autoridades para crear un museo, en el cual se exhiben por igual fotos de Alí, de Chavez e incluso hay murales con banderas y próceres de la revolución cubana.

La diligencia de las reaparaciones y la difusión de dicho museo contrasta con las ruinas de las casas de los ciudadanos comunes, muchos de los cuales aún no han recibido las viviendas prometidas y han vuelto a habitar sus antiguas viviendas en zonas de alto riesgo, ante la mirada indiferente del gobierno local.