lunes, 16 de marzo de 2015

¿Por qué votar no es suficiente?

Los eventos electorales bajo totalitarismos son mucho más que un acto sufragatorio y un conteo de votos.
Para ganar una elección —sobretodo en Venezuela— no basta con obtener mas papelitos que el contrincante, también es decisivo tener el poder para ser proclamado vencedor y mas importante aún, tener la inteligencia para una vez en el cargo, traducir el triunfo comicial en poder real.

Tomando en cuenta lo anterior ¿Puede considerarse una victoria opositora haber obtenido 51% de los votos en las pasadas elecciones parlamentarias? ¿Se logró legislar?
¿Podemos decir que Antonio Ledezma realmente ganó la Alcaldía Mayor si poco tiempo después Chávez nombró a Jacqueline Farías por encima de él? ¿Se obtuvo poder real?
¿Puede Capriles sentirse vencedor de las presidenciales si mas allá de un tecnicismo estadístico, no hizo las alianzas políticas y militares para hacerse con el cargo? Aún obteniendo la mayoría de votos ¿Salió fortalecida la oposición o el gobierno?

"Ganando puede perderse y perdiendo puede ganarse". Así dijeron en aquella oportunidad algunos opinadores en Aporrea.

Si los líderes de la oposición realmente quieren estimular el voto y lograr la unidad, deben ofrecer, entre otras cosas, confianza en que podrán defenderse y salir victoriosos. Un primer paso sería no aceptar las mismas condiciones, no repetir los errores ni los protagonistas que aún obteniendo mayoría de votos, fueron incapaces de vencer en eventos pasados.

RP